Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana
Gobierno de Navarra

Se inicia la restauración de las pinturas renacentistas procedentes del Palacio de Zolina

01/02/2024

La Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana y el Ayuntamiento del Valle de Aranguren han firmado un convenio de colaboración que permitirá la restauración de las pinturas murales renacentistas del Palacio de Zolina (Valle de Aranguren).

El conjunto pictórico del siglo XVI, que se encontraba en el Palacio de Zolina, tiene la consideración de Bien Inventariado de Navarra, y fue adquirido por el Ayuntamiento de Aranguren el pasado mes de octubre. El delicado estado de conservación de las obras, constatado por el personal técnico del Servicio de Conservación del Patrimonio Histórico de la Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana, hizo que se considerara la necesidad de arrancarlas e instalarlas en un nuevo soporte, lo que permitirá llevar adelante las tareas necesarias para su preservación y conservación. 

Durante el mes de diciembre se ha procedido primero a una digitalización de todas las estancias con pintura mural y posteriormente al arranque de las pinturas por parte de la empresa ARTYCO, especialista en restauración de pintura mural. Los fragmentos, convenientemente embalados, se han trasladado a dependencias del Servicio de Patrimonio Histórico para proceder a su restauración e instalación en un nuevo soporte. 

Descripción de las pinturas de Zolina

El conjunto mural del Palacio de Zolina estaba representado, antes del arranque de las pinturas, en varias estancias.

La primera de ellas, la más grande, conservaba un conjunto que combinaba varios tipos de decoración. Por un lado, una falsa arquitectura en la que había una hornacina avenerada y dos pilastras adosadas decoradas con grutescos. Esta decoración es típica del renacimiento y se puso de moda tras el descubrimiento de la Domus Aurea del emperador Nerón en Roma. Este tipo de hornacinas solían albergar vírgenes con niño, santos o escenas religiosas.

Además de la decoración de grutescos, la estancia ofrecía dos retratos de perfil enfrentados rematando cada una de las dos pilastras. Podrían pertenecer a los promotores de las pinturas, los dueños del palacio o algún antepasado familiar importante. Por el tipo de retrato, nada idealizado, no parecen ser alegorías o representaciones de dioses como en otros casos. En el centro, aunque muy deteriorado, hallamos el cuerpo de un animal al que le faltan las extremidades y la cabeza.

La segunda estancia albergaba un fragmento en color con una figura de un monarca a las puertas de una ciudad fortificada. Se conserva solo la parte del torso y la mano del rey. Cabe aventurar que se trata de la representación de Carlos V ataviado con manto de armiño y un colgante en el pecho con un gran collar que bien podría ser el toisón de oro, símbolos que utilizaba muy frecuentemente Carlos V en sus representaciones imperiales. La ciudad amurallada podría representar a Pamplona. Se baraja como hipótesis que la pintura responda al interés del titular del palacio en representar la estancia del emperador en Pamplona a finales de 1523 y que tuvo como objetivo el perdón de los rebeldes agramonteses.

La tercera estancia conservaba una decoración parecida a la de la primera estancia, con grutescos en tonos pardos recorriendo un perímetro. Esta sala tiene un gran interés también por los grafitos en la propia pintura y por tener gran cantidad de mortero medieval, que también formarán parte del estudio de conjunto.

La última estancia es también una de las más interesantes. En esta pared se pueden definir dos escenas perfectamente. La primera cuenta con una iconografía muy utilizada, como es la escena de Judith metiendo la cabeza de Holofernes en una bolsa tras haberlo embriagado y decapitado. Junto a ella, su criada le ayuda. La siguiente escena representa a José lanzado al pozo. Está bastante más deteriorada y fragmentada que la anterior, pero se pueden reconocer los personajes principales. 

Charla sobre las pinturas

Estas pinturas constituyen uno de los tres únicos conjuntos de pintura civil conservados en Navarra. Su restauración e investigación, que se encargará a especialista en diversas disciplinas, aportarán datos imprescindibles para ahondar en el conocimiento de estas pinturas y su contexto.

Para su mejor conocimiento por parte del público general, el Ayuntamiento de Aranguren acondicionará un espacio adecuado para su exposición, dotado de las medidas de conservación y seguridad adecuadas para su protección. Además, está prevista la celebración de una charla divulgativa acerca del tratamiento, contexto histórico y valor artístico del conjunto pictórico del Palacio de Zolina. El encuentro tendrá lugar el próximo 7 de febrero a partir de las seis y media de la tarde, en la casa de cultura de Mutilva. El acceso es libre y gratuito hasta completar el aforo.

 

Se inicia la restauración de las pinturas renacentistas procedentes del Palacio de Zolina
Una de las pinturas que forman parte del conjunto

Volver al listado