es | eu

Kultura Zuzendaritza Nagusia - Vianako Printzea Erakundea
Nafarroako Gobernua

1992: Orfeón Pamplonés

Premio Príncipe de Viana 1992

Orfeón Pamplonés

El Orfeón Pamplonés es una institución musical que tiene su primer antecedente en la coral creada en 1865 por un grupo de once ciudadanos pamploneses con el objetivo de enseñar gratuitamente música a los artesanos que lo solicitasen y tuvieran aptitudes para el canto. En esta primera formación, bajo la dirección de Joaquín Maya, llegó a cantar el joven Julián Gayarre, y tuvo como socios honorarios a los compositores, Joaquín Gaztambide, Emilio Arrieta, Hilarión Eslava, Juan Guelbenzu y Dámaso Zabalza. Esta primera etapa terminó en 1873 por falta de recursos económicos. La refundación del proyecto 1881 volvió a quebrar en 1885.

El actual Orfeón Pamplonés nació el 28 de agosto de 1890 y la primera medida de la nueva junta fue nombrar presidente honorífico al violinista y compositor pamplonés Pablo Sarasate. La dirección artística de Remigio Múgica consolidó a la formación, que ganó en 1892 el Concurso Internacional de Orfeones, Bandas y Charangas de Bilbao. Al principio, estas formaciones estaban compuestas solo por voces masculinas pero, en Pamplona, las mujeres tuvieron una presencia temprana cuando se interpretaban piezas que exigían estas voces en repertorios sinfónicos de mayor envergadura, de modo que en 1903 se crea el Coro de Señoritas, que convierte al Orfeón en pionero en la creación de coros mixtos en España.  En 1906, el Orfeón Pamplonés, ya como coro mixto, actuó en la boda del Rey Alfonso XIII con doña Victoria Eugenia de Battenberg. En 1919 el Orfeón Pamplonés participó por última vez en un concurso de orfeones, el de Bilbao, que volvió a ganar y, a partir de los años 20, emprendió un periodo de esplendor que incluyó el estreno de obras como la Misa Solemnis de Beethoven o la Misa en Si de J.S. Bach y la colaboración con la Orquesta Sinfónica de Madrid. En 1928, Maurice Ravel dirigió al Orfeón Pamplonés para interpretar sus Tres obras para coro: Nicolette, Trois oiseaux du paradis y Ronde.

En los años siguientes, el Orfeón Pamplonés mantuvo un alto nivel de exigencia y un repertorio creciente que constituyeron el legado que Remigio Múgica dejó a sus sucesores al frente de la dirección artística: Martín Lipúzcoa (1948-1956), Juan Eraso (1956-1960), Pedro Pírfano (1969-1967) y Carmelo Llorente, (1967-1973). El trabajo de estos cuatro directores, cada uno con su impronta específica, dio al Orfeón su sello característico, con un repertorio propio y reconocible (Brahms, Mozart, Verdi, Beethoven) pero abierto a la música antigua (Vitoria) y moderna (Stravinsky) y al folclore popular vasconavarro; una creciente calidad de las voces y mayor proyección internacional, que le llevó a dar conciertos en Francia, Portugal y Holanda. De este periodo es relevante la colaboración con el compositor Cristóbal Halffter. En 1969, un año después de su estreno mundial en Nueva York, el Orfeón Pamplonés estrenó la Cantata de los Derechos Humanos (Yes, Speak Out, yes) de de este autor. El Orfeón interpretó en estos años por primera vez obras como la Octava Sinfonía de Mahler El oratorio Elías de Mendelssohn.

La proyección internacional del Orfeón siguió en la etapa siguiente, entre 1973 y 1992, bajo la dirección de José Antonio Huarte, a través de los festivales de verano: Estrasburgo, Montpellier, Avignon, Orange,  París, Burdeos, Oporto y Lisboa, entre otros, y en España, en el  Palau de la Música de Barcelona, Auditorio y Teatro Real de Madrid, Teatro de la Maestranza de Sevilla, Arriaga de Bilbao, Victoria Eugenia de San Sebastián, Palacio de Carlos V de Granada y auditorios y festivales de Santander, Vitoria, Cuenca, Santiago de Compostela, Valencia, Palma de Mallorca y Pamplona. En 1992, con ocasión del centenario del primer éxito en el Concurso Internacional de Orfeones de Bilbao, el Orfeón recibió del Gobierno de España Medalla de Plata al mérito en las Bellas Artes, y del Gobierno de Navarra, el Premio Príncipe de Viana de la Cultura.

A José Antonio Huarte siguieron en la dirección musical, Juan Carlos Múgica (1992-1996), Koldo Pastor (1996-1997) y Pascual Aldave (1997-1998) que significaron un periodo transitorio, marcado por las novedades técnicas y de repertorio, al que cada director aportó su propio sello. El siguiente director, Alfonso Huarte (1998-2005) contó por primera vez con el apoyo de un equipo profesional de gerencia y bajo su batuta se llevó a cabo una renovación de la institución y del coro que lo llevó de nuevo a los escenarios de referencia: Peralada, Ruhr, Quincena Musical Donostiarra, Auditorio Nacional, Kursaal, Euskalduna y Baluarte, entre otros. Con Igor Ijurra, director desde 2005, se afianzó la colaboración con las orquestas sinfónicas españolas y extranjeras: Orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, Orquesta New York Philharmonic, (Philharmonia Orquesta, Orquesta Nacional de Burdeos y Orquesta del Capitolio de Toulouse, además de colaboraciones de ópera (La Bohème, con José Miguel Gómez Martínez y Ainhoa Arteta) y el espectáculo montado por la Fura dels Baus en la Quincena Musical Donostiarra con la obra Carmina Burana de Carl Orff.

1992: Orfeón Pamplonés