es | eu

Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana
Gobierno de Navarra

XLV Edición

17 al 20 de julio de 2018

ROSTROS JUDÍOS DEL OCCIDENTE MEDIEVAL

El estudio de las comunidades judías en la Edad Media Occidental ha generado, sin duda, una amplia producción historiográfica que abarca muy diversos aspectos. Desde el hebraísmo o desde el medievalismo, o desde una combinación de ambos, la temática tiene un peso importante que se combina intensamente con la historia urbana, la de la economía o la de las sociedades medievales. 

La Semana Internacional de Estudios Medievales de Estella se ocupa ahora por primera vez de esta cuestión, estrechamente ligada a la vida social, cultural, económica y política de toda Europa. Siguiendo su habitual trayectoria a la hora de plantear los temas y su tratamiento, ha articulado aquí un programa que quiere tratar y debatir, a través de modelos significativos y bien definidos, los rasgos esenciales del panorama de las comunidades judías europeas. Pero quiere hacerlo desde un punto de vista muy ligado a la historia de la cultura judía medieval, su presencia en las formas de vida del período, su inserción física y mental en los mundos medievales occidentales, las imágenes de todo tipo que se han elaborado -y han quedado de un modo u otro- en el patrimonio cultural colectivo. Se ha reflejado en el título una aspiración muy concreta: ser capaces de visibilizar los variados perfiles, las luces y las sombras -los rostros en definitiva- de esa compleja comunidad y de su convivencia con el resto de la sociedad occidental. 

Para ello se ha elegido empezar por una mirada desde el presente; atendiendo a la construcción posterior de la imagen, o del relato, que el exilio sefardí fue edificando desde el siglo XVI hispánico y hasta hoy. Se trata ahí de un ejercicio de la historia y la memoria, muy relevante siempre y singularmente rico en el caso que aquí nos ocupa. 

A partir de ahí, se ha querido contar con análisis que se inician en la Alta Edad Media –períodos visigodo y andalusí para los reinos hispánicos- y se han buscado para ello orientaciones científicas diversas. Interesan los aspectos ligados a otras fuentes y a otros cuestionarios investigadores: aquellos ligados a la topografía de la memoria, la iconografía y la representación desde dentro y desde fuera de las comunidades judías; o el reflejo en la Literatura y las manifestaciones culturales. Todas ellas son expresiones de una convivencia, o una tolerancia, o una supervivencia, persecución también, de enorme variedad en el panorama europeo occidental y sobre las que los medievalistas tienen mucho que aportar. Se han preferido, por tanto, las orientaciones más relacionadas con las formas de integración –o no- de las comunidades judías y sus manifestaciones materiales y culturales.

Para alcanzar estos objetivos se han seleccionado ámbitos espaciales diversos, que claramente no pueden ser exhaustivos: el mundo centroeuropeo-continental, sin duda, y el amplio escenario mediterráneo. Tratándose de una Semana que se celebra en Estella, que cierra aquí su año de presidencia de la red de Juderías Hispanas, Navarra tiene una especial presencia en las jornadas, con dos ponencias específicas. 

Desde hace poco tiempo, además, la Semana reserva un breve espacio para que posibles doctorandos puedan contar con un ámbito en el que exponer su trabajo, debatirlo y enriquecerlo.

 XLV Edición