Facebook pixel
Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana
Gobierno de Navarra

El Archivo de Navarra dedica su microexposición de octubre al Boletín de la Comisión de Monumentos

07/10/2020

Esta publicación marcó un hito en la difusión del patrimonio histórico navarro durante sus cuarenta años de existencia y el vacío que dejó lo cubrió la revista Príncipe de Viana.

El Archivo Real y General de Navarra dedica su microexposición del mes de octubre al Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, cuya creación tuvo lugar en 1895. Esta publicación marcó un hito en la difusión del patrimonio histórico en la Comunidad Foral durante sus cuarenta años de existencia. El vacío cultural que dejó lo cubrió la revista Príncipe de Viana.

En la muetra se exponen el primer y último ejemplar del boletín, las actas que reflejan la instalación y la reorganización de la comisión o los oficios emitidos desde la Real Academia de la Historia o el Senado, en agradecimiento por el envío de sendos ejemplares.

La microexposición lleva por título “125º aniversario del Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra (1895)”. Consiste en una muestra de pequeño formato, de acceso libre y gratuito, que permanecerá abierta durante el mes de octubre en la galería baja del Archivo de Navarra. Se podrá visitar todos los días de 10:00 a 14:00 horas, de la mañana, y de 17:00 a 20:00 horas de la tarde.

La Comisión de Monumentos

Las comisiones provinciales de monumentos históricos y artísticos fueron creadas en 1844 por el Gobierno de España, en el contexto del proceso desamortizador llevado a cabo en la época que había supuesto el paso a manos del Estado de un ingente volumen de patrimonio histórico, hasta entonces propiedad fundamentalmente de la Iglesia Católica.

En el caso de Navarra, la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos  quedó constituida el 19 de agosto de 1844. El jefe político (más tarde conocido como gobernador) de la provincia fue su presidente, y quedó integrada, además, por 2 vocales elegidos por la Diputación (Mariano Martínez de Morentin y José Yanguas y Miranda) y otros tres por el citado Jefe Político (el barón de Bigüezal, Pablo Ilarregui y Valentín Urra).

Tras dos décadas de tenue existencia, en 1865 las comisiones provinciales fueron reorganizadas para reforzar su carácter técnico. Quedaron al amparo de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y se ampliaron sus funciones a la protección, investigación y estudio del patrimonio histórico y artístico de las provincias.

Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos

Fueron varias las comisiones provinciales que se plantearon contar con publicaciones de carácter periódico propias. En el caso de la Comunidad Foral la iniciativa fraguó en la década de 1890 con el Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos de Navarra. Su primer número vio la luz en 1895 y utilizó para su publicación la Imprenta Provincial de la Diputación. De esta manera se convertiría durante el primer tercio del siglo XX en todo un referente en los estudios y difusión del patrimonio histórico foral.

La Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra presentó en 1895 el ejemplar número uno. El primer artículo publicado en sus páginas fue un relato sobre las gestiones de la comisión con relación a la protección de la Iglesia y Convento del Crucifijo de Puente la Reina.

La revista nació con un doble objetivo. Por un lado, servir de canal de difusión de las actividades de la comisión, así como dar a conocer la normativa en materia de protección del patrimonio histórico y artístico. Por otro, difundir los trabajos e investigaciones sobre el patrimonio histórico y artístico navarro. Es precisamente en esta segunda vertiente en la que alcanzó especial notoriedad y se convirtió en vehículo de difusión de algunos de los primeros trabajos de investigación sobre distintos bienes del patrimonio histórico.

En sus últimos años de existencia su periodicidad cambió, pero continuó publicándose, en la que fue su cuarta época, hasta 1936. A partir este año la actividad de la comisión quedó interrumpida por la Guerra Civil. Una vez concluida ésta, la comisión continuó su  existencia algunos años más.

Finalmente, la mayor parte de sus funciones pasó a desempeñarlas la Institución Príncipe de Viana, dependencia administrativa creada en 1940 por la Diputación Foral. Ese mismo año nació una nueva publicación, la Revista Príncipe de Viana, que tomó el testigo del boletín, como vehículo de difusión de la investigación histórica y cultural de Navarra y de su patrimonio.

El Archivo de Navarra dedica su microexposición de octubre al Boletín de la Comisión de Monumentos
Primer y último ejemplar del boletín.

Volver al listado