es | eu | en

Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana
Gobierno de Navarra

El arte gótico en Navarra

Autores:

Clara Fernández-Ladreda Aguadé (dir.), Javier Martínez de Aguirre Aldaz, Carlos Martínez Álava y Carmen Lacarra Ducay


Reseña:

Esta publicación analiza el arte gótico en Navarra, periodo artístico de gran brillantez, con creaciones equiparables a las mejores del arte europeo contemporáneo, pero muy desconocido. Se trata de la primera obra de conjunto sobre este tema desde hace más de cuarenta años, en la que han colaborado importantes especialistas en la materia. En ella se conjugan los resultados de estudios llevados a cabo a lo largo de ese tiempo y ya publicados, sintetizándolos y actualizándolos, con los de investigaciones realizadas ex profeso, totalmente inéditos. El texto se completa con abundantes imágenes, entre las que destacaremos por su novedad los planos y secciones arquitectónicos.

El libro se inicia con una introducción-resumen, seguida por cuatro apartados, correspondientes a los cuatro periodos que marcan la evolución del gótico en Navarra. El gótico clásico (1200 a 1276), la fase inicial, con hitos como la iglesia de Roncesvalles, la portada del Juicio de la catedral de Tudela y el relicario del Santo Sepulcro de la catedral de Pamplona. El gótico radiante (1276-1387), quizás el momento cumbre, centrado por las obras del claustro y dependencias capitulares de la catedral de Pamplona, incluidas las pinturas murales de Juan Oliver. El reinado de Carlos III y su hija Blanca (1387-1441), con dos realizaciones culminantes, el palacio de Olite y la tumba de Carlos III de Johan Lome de Tournai. El tardogótico (1441-1512), el periodo final, cuya manifestación más interesante son los grandes retablos de tablas pintadas, como el mayor de la catedral de Tudela o los encargados por Pedro Marcilla de Caparroso para la catedral de Pamplona.

El arte gótico en Navarra